Cáncer de mama

En España se diagnostican alrededor de 34.088 nuevos cánceres de mama en el año 2020 según el Sistema Europeo de información del cáncer (ECIS), lo que representa el 30% de los cánceres diagnosticados en mujeres. 

Porque el cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuente en mujeres ya que:
 

 

Por todo ello, la AECC dispone de una serie de servicios y programas para la atención integral de las personas con cáncer de mama:

ebooks

 

Tipos de cáncer de mama

El cáncer de mama es propiamente dicho un adenocarcinoma, que es el término que designa a los tumores que proceden de glándulas. 

Podemos clasificar el cáncer de mama atendiendo a varias características: la presencia de invasión o no, el tipo de célula del que deriva, los rasgos inmunohistoquímicos y el grado de diferenciación celular. 

CLASIFICACIÓN EN FUNCIÓN DE LA PRESENCIA O NO DE INVASIÓN

  • Carcinoma in situ: se llama así a la proliferación celular maligna que ocurre en el interior del conducto mamario, sin traspasar la pared del mismo, es decir sin invasión o infiltración del tejido que lo rodea. 
  • Carcinoma infiltrante: se llama así a la proliferación celular maligna que traspasa la frontera natural anatómica del ducto o el lobulillo, invadiendo el tejido circundante. Fundamentalmente existen dos tipos de cáncer de mama invasivo, atendiendo al tipo de célula del que se originan. 

CLASIFICACIÓN HISTOLÓGICA

La histología hace referencia a la morfología en el microscopio. Esta clasificación distingue los tumores en función del tipo célula del que deriva la enfermedad. Existen muchos tipos histológicos pero los más frecuentes con diferencia son: 

  • Carcinomas ductales: se originan en las células que revisten los conductos galactóforos (conductos por donde circula la leche hacia el pezón). Es el tipo más frecuente, representando el 80% de los cánceres infiltrantes de mama.
  • Carcinomas lobulillares: se originan en las células de los lobulillos mamarios, donde se produce la leche. Su incidencia es mucho menor.

CLASIFICACIÓN POR GRADO HISTOLÓGICO

El grado está en relación con el parecido que tienen las células del tumor con respecto a las células normales y de alguna manera indican la velocidad con la que el cáncer puede desarrollarse:

  • Grado 1 o bien diferenciado: las células se parecen mucho a las células normales y son tumores que crecen despacio.
  • Grado 2 o moderadamente diferenciado: guardan cierta semejanza con las células de origen, pero su crecimiento es más rápido que en el grado 1.
  • Grado 3 o pobremente diferenciado: las células se parecen poco al tejido de origen y tiene y crecen rápidamente. El riesgo por on los que con más frecuencia se diseminan.

CLASIFICACIÓN MOLECULAR

Esta clasificación es a día de hoy la más importante en la toma de decisiones terapéuticas. Clasifica la enfermedad en 4 subtipos atendiendo a comportamiento biológico. 

Se obtiene del estudio de los genes del tumor por lo que es una clasificación compleja y costosa a día de hoy. El estudio mediante perfiles génicos (Oncotype, Prosigna, Endopredict, etc.) se reserva entonces para la toma de decisiones terapéuticas con implicaciones importantes (ej. uso o no de quimioterapia). 

Un manera sencilla y accesible de clasificar la enfermedad en estos subtipos es a través de la información que nos proporciona la inmunohistoquímica. La inmunohistoquímica es una técnica de laboratorio que estudia la presencia de determinados marcadores en la biopsia (ej. receptores hormonales). 
En función de la presencia de receptores hormonales (receptor de estrógeno y receptor de progesterona), presencia o no de la proteína HER2 e índice de proliferación (Ki67); se pueden considerar los siguientes tipos subrogados de cáncer de mama:

  • Luminal A: es el subtipo que presenta alta expresión de receptores hormonales y un índice bajo de proliferación. Son los de mejor pronóstico. Se benefician de terapias hormonales. Es el subitpo más frecuentes en las mujeres postmenopáusicas. 
  • Luminal B: es similar al luminal A, pero con algún factor de riesgo como la pérdida, parcial o completa, de expresión del receptor de progesterona y/o una alta proliferación. En ocasiones, pueden tener también amplificada la proteína HER2 por lo que se beneficiaran tanto de terapias hormonales como de terapias anti-HER2. 

Los subtipos luminales (A y B) son los más frecuentes, suponen el 66% de los nuevos diagnósticos.

  • HER2 enriquecido: presenta negatividad para los receptores hormonales y la proteína HER2 amplificada. Era considerado un subtipo de mal pronóstico. Sin embargo, hoy en día las altas tasas de respuesta conseguidas con las terapias anti-HER2 han mejorado el pronóstico de forma significativa. Representa el 25% de todos los cánceres de mama. 
  • Triple negativo: se llama así pues en él serán negativos tanto el receptor de estrógeno, receptor de progesterona y la amplificación de HER2. Es el de menor incidencia, representa un 15% de todos. Hasta la llegada de la inmunoterapia, la única terapia eficaz era la quimioterapia.