Pronóstico del linfoma de Hodgkin

En general, como ya se ha mencionado previamente, el prónostico del linfoma de Hodgkin se caracteriza por ser favorable. Éste va a depender del subtipo histológico, del estadio y grado de extensión en el momento del diagnóstico, y de la respuesta mostrada ante los tratamientos seleccionados por el hematólogo.

pronóstico del linfoma de Hodgkin

Supervivencia del linfoma de Hodgkin en España 

La supervivencia neta a 5 años del linfoma de Hodgkin en España es del 80% en hombres y el 82% en mujeres (Cifras del Cáncer en España de SEOM 2022). Sin embargo, existen diferencias en función del estadio o grado de extensión de la enfermedad. Así, de acuerdo a los datos de la American Society of Clinical Oncology en 2022, mientras que la tasa de supervivencia a 5 años para todas las personas con linfoma de Hodgkin en los Estados Unidos es del 88%, ese porcentaje asciende al 94% si el linfoma de Hodgkin es diagnosticado en etapas tempranas con diseminación regional de la enfermedad (afectando tan solo a ganglios linfáticos).
 
Por el contrario, si el linfoma de Hodgkin se extiende de forma extraganglionar (a otras regiones del cuerpo más allá de los ganglios linfáticos), se estima que la tasa de supervivencia a 5 años es de en torno al 80%. Aquellos pacientes que son resistentes al tratamiento inicial (en torno al 20-25% de los pacientes en estadios avanzados), también presentan tasas de supervivencia menores, situándose en torno al 50%.

 

Factores pronósticos del linfoma de Hodgkin

Igualmente se han identificado una serie de factores que pueden condicionar el pronóstico de la enfermedad en función del estadio en el que se haya diagnosticado el linfoma de Hodgkin:

Pacientes con enfermedad temprana

Entre los pacientes con enfermedad temprana (linfoma de Hodgkin en estadio I o II), los pacientes pueden ser estratificados o divididos en enfermedad de pronóstico favorable y desfavorable basándose en la presencia o ausencia de determinados factores o características clínicas. La inclusión del paciente en uno u otro grupo puede tener además implicaciones en el tratamiento de la enfermedad. Los principales factores de mal pronóstico en pacientes con linfoma de Hodgkin en enfermedad temprana son: 

  • Edad superior a los 50 años
  • Detección de 3 o más ganglios afectados en el momento del diagnóstico
  • Extensión de la enfermedad fuera de los ganglios (enfermedad extraganglionar)
  • Presencia de masas en el mediastino de más 10 cm en el tórax detectadas mediante pruebas de imagen. 
  • Altos valores de sedimentación glomerular (parámetro clínico obtenido mediante análisis de sangre).

Pacientes con enfermedad avanzada

Por el contrario, en aquellos pacientes con enfermedad avanzada (linfoma de Hodgkin en estadio III o IV), se han identificado otros factores pronósticos que permiten realizar una clasificación del nivel de riesgo (clasificación del International Prognostic Score) para el paciente y proporcionar información para recomendar un tratamiento más o menos agresivo. Los principales factores de mal pronóstico en estos pacientes son: 

  • Edad superior a los 45 años
  • Ser hombre/varón
  • Diagnóstico de la enfermedad en estadio IV
  • Presencia de síntomas B (fiebre sin causa aparente, sudores nocturnos o pérdida de peso significativa e inexplicable)
  • Niveles por debajo del rango de la normalidad en el recuento de hemoglobina y de linfocitos en sangre.
  • Niveles por encima del rango de la normalidad en el recuento de glóbulos blancos (granulocitos, monocitos y linfocitos) en sangre.
  • Niveles por debajo del rango de la normalidad de la proteína albúmina en sangre.

De esta forma, cuantos más factores de mal pronósticos (factores negativos) estén presentes en el paciente, se espera que éste tenga un peor pronóstico. La presencia de cada uno de estos factores disminuye la probabilidad de supervivencia libre de progresión (el paciente sigue vivo sin presentar recaída del linfoma de Hodgkin) en torno a un 7%. De esta forma se estima que aquellos pacientes que presentan 5 o más de estos factores tienen una supervivencia libre de progresión a los 5 años del 42%, mientras que los pacientes sin factores pronósticos negativos tienen un 84% de probabilidades de estar libres de progresión a los 5 años.

Contenido relacionado